Patria, de Fernando Aramburu

Hablar de Patria de Fernando Aramburu, significa abrir un baúl que no tiene llave, o que no está del todo cerrado. Es entrar en un mundo para muchos millenials como yo, desconocido hasta cierto punto.

Mi relación y conocimiento de ETA no va mucho más allá que de meras anécdotas: recuerdo que cuando era pequeña cancelaron un concierto de navidad del coro donde yo cantaba por que había habido un atentado en León contra un Guardia Civil y su hija se había visto afectada quedando en silla de ruedas. Mi segundo recuerdo es sobre Miguel Ángel Blanco, tendría yo 10 años por aquel entonces y recuerdo que el mundo estaba como paralizado (a pesar de que yo me encontraba en mi pueblo, donde todo transcurre mucho más lento). Y ya por último, recuerdo mis deseos de irme a vivir a Madrid cuando era pequeña, pero mi miedo por si había un atentado y me pillaba por medio.

Como a mí, a muchas personas de mi ETA fue un susurro de algo que pasaba en España pero que no llegamos a percibir del todo por que éramos pequeños. Si que lo vivieron más mis padres, que cuentan historias sobre su vida en el País Vasco en los 80 durante más de 3 años, una de las épocas más duras en Euskadi con el terrorismo.

Pero vayamos a la reseña. Sobra decir que Patria es un libro excelente, que entre otros premios ha ganado el de la crítica en 2016.

Para empezar y desde mi punto de vista, Aramburu ha aprovechado una moda que ya se viene desarrollando en el cine desde hace años. Sin embargo, Aramburu nos adentra en un mundo que hasta ahora ninguna película había hecho. La visión paralela desde dos puntos de vista: el de víctima y el de opresor/libertador.

descargaDesde el minuto uno, nos encontramos con dos historias paralelas e interrelacionadas que nos hacen situarnos y ver las dos caras de una moneda: víctimas e integrantes de ETA. Una relación y una amistad muy potente rota por la diferencia de ideales. A lo largo de la historia se ve el miedo, la tensión y la tristeza. Ideales rotos, falsas esperanzas, asesinatos, bandos y corazones rotos. Los de todos. Da igual el bando, da igual el motivo. Historias y vivencias que persiguen a los protagonistas a lo largo de toda la novela.

Patria es una novela que te hace reflexionar y que al cerrar el libro no te deja indiferente. Una lectura recomendada para entender que no todo es blanco o negro en ninguna historia. Y para abrir camino a conocer más la historia de nuestro país y en concreto del País Vasco.

Y vosotros, ¿habéis leído Patria? ¡dejadme vuestra opinión en los comentarios!

Anuncios

Deja un comentario